Fragmentos. ¿Te acuerdas del verano, poeta?

Está apenas a un metro mío, sentada. Tan cerca que podría olerla. Lola desliza la mano por el bolsillo y saca tabaco en un gesto casi mecánico. Dice no sé qué y entonces me mira, un instante, y parpadea repetidamente y deja escapar una tímida sonrisilla. Coño, pienso. Y me falta tiempo para imaginar toda una vida juntos, cómplices: hablándome de sus cosas, riéndose con mis tonterías, jugando a nuestros juegos y sudando, sudando mucho. Muchísimo. Vuelve a insistir con una pregunta que no puedo contestar porque ni siquiera he escuchado. ¿Te acuerdas del verano, poeta? Repite. Y te juro que estaba a punto de decir algo, no tengo ni idea de qué, porque mis labios se estaban despegando, pero ella ha respondido por mí. Por todos. Un terrorista no entiende de veranos.

A su lado está Álex, que parece no entender nada, pero no importa, está allí y, a estas alturas, creedme, es más que suficiente. Y la mira con tanta ternura que puedo ver perfectamente cómo a sus ojos les falta tiempo para imaginarse toda una vida juntos, hablándose de sus cosas, riéndose de sus tonterías y jugando con sus juegos… Llaman a la puerta y todos sabemos que no se han dicho ni la mitad de lo que deberían y sólo yo sé que esta puta imaginación mía, un día de éstos, me traerá problemas.

losjusto_vectorfleming

Anuncios