Camus, el último intelectual

vectorflemingcamus

Este jueves, 7 de noviembre, se celebra el primer centenario del escritor y ensayista Albert Camus, ícono del siglo XX, Nobel de Literatura y último pensador rebelde. Resulta, cuando menos curioso, cómo en estos tiempos extraños, vivimos huérfanos de voces como la suya, contrastadas, que se alcen y abran los ojos de quienes por educación, situación o vaya usted a saber qué, no pueden o no saben hacerlo. ¿Acaso ya no hay intelectuales comprometidos? O mejor, ¿acaso ya no hay intelectuales? Adiós, Sampedro, adiós. Entonces, ¿toda esa panda de tertulianos arregla-descosidos, pensadores oportunistas y expendedores de opinión, que copan nuestros prime time y páginas principales de los diarios,  disputándose con uñas y dientes su minuto de gloria, simplemente son un engranaje más del circo en el que vivimos? Parece que tristemente así es, y que, como sus primos lejanos los políticos, viven a espaldas de la realidad. Ésa que con tanta prepotencia dicen conocer.  Pues bien, si con Camus desaparece el tiempo de los intelectuales, creemos uno nuevo: el tiempo de los artistas. Si alguien como él afirmó y luchó tajantemente por esta idea, no puede andar muy desencaminado. Dejemos entonces, que, por un momento, la lógica actúe. Dejemos entonces paso al válido, al clarividente, al de discurso racional y olvidémonos de una vez de la lacra heredada, de demagogias y populismos. Definitivamente, es hora de pensar.

Anuncios